Crítica de ‘La cura del bienestar’: quietud de la que no se sale

El descanso y la purificación física y mental encierran oscuridad en ‘La cura del bienestar’*, película que aplica la premisa del personaje que de forma inesperada queda atrapado en un ambiente clínico del que recela, en este caso el de un sanatorio de los Alpes que realiza tratamientos centrados en las propiedades de su agua. Gore Verbinski, director de variada trayectoria y fuerte sentido estético (destacan tres entregas de ‘Piratas del Caribe’, ‘Rango’ y ‘The ring’), articula una obra plena de detalles, influencias y capas que resulta arriesgada por sus conceptos, dinámica expositiva y extenso metraje. Apoyado en un cuidado diseño de producción, el autor mantiene en todo momento el interés por el magnetismo que ejercen el clasicismo argumental, la atmósfera construida y lo que ambos aspectos evocan. La falta de desarrollo del discurso crítico, no exento de cierta sátira, respecto a los males modernos y el fallido encaje de este en la trama rebajan la sugerencia antes alcanzada, si bien el filme posee rasgos para ser apreciado.

Uno de los carteles de ‘La cura del bienestar’ (foto: Fox)

Un joven y ambicioso financiero de Wall Street se ve obligado a viajar a Suiza y localizar en el balneario a un ejecutivo de su empresa que parece haber perdido el juicio. La producción modula con eficacia elementos propios del tipo de relato, entre ellos las investigaciones, la inevitable conversión del protagonista en paciente, los comportamientos extraños de trabajadores y enfermos, el pasado turbio del lugar, los experimentos y la figura del doctor siniestro que aparenta normalidad. Las revelaciones acerca del misterio remarcan la adscripción de la historia al terror, representado en una viscosa amenaza acuática que remite a miedos profundos. La sensación de estar ante un encadenado de escenas clave afea la narración en un tramo final que además se desnorta por su deriva, pero su esencia tiene validez para el aficionado.

Ficha técnica de ‘La cura del bienestar’

Dirección: Gore Verbinski

Guión: Justin Haythe

Fotografía: Bojan Bazelli

Música: Benjamin Wallfisch

Intérpretes: Dane DeHaan, Jason Isaacs, Mia Goth, Celia Imrie

Misterio y terror, 156 minutos

Estados Unidos, 2016

*Crítica publicada originalmente por el autor en ‘Heraldo de Aragón’ el 29/03/2017

0 votes

Deja un comentario